miércoles, 4 de febrero de 2009

COMITE DE SUPERVISION BANCARIA DE BASILEA

El Comité de Basilea, fue establecido como el Comité en Regulación Bancaria y Prácticas Supervisoras, por los bancos centrales del Grupo de los Diez (G-10) a finales de 1974 como resultado de la turbulencia monetaria y bancaria internacional.

Los países miembros del Comité son Bélgica, Canadá, Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Japón, Luxemburgo, Holanda, Suecia, Suiza, el Reino Unido, y desde 2001 España.

Además del banco central, los países miembros están representados por la autoridad con la responsabilidad formal de la supervisión prudencial cuando no lo hace el banco central.

El objetivo principal del Comité, es mejorar el entendimiento y la calidad de la supervisión bancaria en el mundo. Para lograrlo, el Comité se basa en:

– El intercambio de información a través de acuerdos nacionales de supervisión;
– El desarrollo de una mayor efectividad de las técnicas de supervisión para bancos internacionalmente activos; y
– El establecimiento de estándares mínimos de supervisión.

Asimismo, el Comité no cuenta con una autoridad supervisora formal y no tiene, ni ha buscado que tenga, fuerza legal; por el contrario, el Comité establece estándares supervisores y lineamientos amplios, al mismo tiempo que recomienda mejores prácticas.

Es responsabilidad de cada autoridad competente, el adoptar los acuerdos del Comité y darles la fuerza legal necesaria, de tal forma que se adapten a la situación de los sistemas financieros en cada nación.

En 1997, el Comité emitió los Principios Básicos de Supervisión Bancaria. Estos Principios representan un estándar global en materia de regulación y supervisión prudencial, por consiguiente un amplio número de países han respaldado los Principios y han declarado su intención de implementarlos. Estos Principios son:

- Condiciones previas para una efectiva supervisión bancaria
- Autorizaciones y estructura
- Regulaciones prudenciales y requerimientos
- Método de supervisión bancaria
- Requisitos de información
- Poderes formales de los supervisores
- Bancos extra fronterizos

EL ACUERDO DE CAPITAL DE 1988. BASILEA I

En los años recientes, uno de los temas de mayor importancia para el Comité ha sido la adecuación del capital.

En julio de 1988 el Comité de Basilea emitió los Acuerdos de Basilea I, mismos que contemplan un requerimiento mínimo de capital del 8% para cubrir su exposición al riesgo, principalmente al crediticio; y en 1996 se ampliaron estos acuerdos para incluir al riesgo mercado.

Desde entonces, el Acuerdo ha sido adoptado no sólo en países miembros del G-10 sino en prácticamente todos los países con bancos internacionalmente activos.

En suma, “Basilea I” establece un tratamiento para la capitalización de los riesgos de crédito y mercado, así como para la integración del capital regulatorio.

Lo anterior, se traduce en un sistema financiero más sólido al crear los requerimientos de capital necesarios para hacer frente a pérdidas no esperadas y a problemas de solvencia.


EL ACUERDO DE CAPIAL DEL 2004. BASILEA II

En junio de 1999, el Comité emitió una propuesta para un nuevo marco de adecuación de capital que reemplazara el Acuerdo de 1988.

El 26 de junio del 2004, el Comité emitió un Nuevo Acuerdo, el cual incorpora elementos necesarios para enfrentar las condiciones cambiantes del mercado, evolucionando hacia un esquema de requerimientos de capital que refleja con mayor precisión y sensibilidad, los riesgos asumidos.

El Nuevo Acuerdo de Capital (Basilea II) conserva el enfoque preventivo de Basilea I, aunque con mayor eficacia y sensibilidad al riesgo.

Pilar I. Requerimientos Mínimos de Capital
Pilar II. Proceso de Supervisión; y
Pilar III. Disciplina de Mercado

OBJETIVOS DE BASILEA II

1. Fortalecer el marco regulatorio apoyándose en la administración del banco y en los mercados financieros.
2. Alinear de una mejor manera el capital regulatorio a los riesgos que enfrenta la institución financiera.
3. Promover una mejor administración de riesgos en las instituciones financieras.
4. Promover que los bancos gestionen integralmente sus riesgos.

Este Acuerdo, es aplicable a un amplio rango de bancos y sistemas financieros.

DIFERENCIA ENTRE BASILEA I y II

La diferencia está dada en que Basilea I se concentró en la necesidad de que las instituciones bancarias tuvieran un mínimo de patrimonio propio para enfrentar los riesgos de sus activos.

En tanto que Basilea II introduce un enfoque con una visión integral de la administración de riesgo y procura tanto la medición de riesgo de activos con énfasis en los activos crediticios, así como el riesgo operacional y la transparencia en la información al mercado.


BASILEA II EN MÉXICO
ASPECTOS PRINCIPALES

Actualmente, los Principios Básicos de Supervisión Bancaria establecidos por el Comité, así como los relativos a la adecuación de capital, son considerados por diversas regulaciones no solo para instituciones de crédito.


Los Principios Básicos de Supervisión Bancaria establecidos por el Comité, atienden temas de supervisión, requerimientos de información, medidas correctivas, cuestiones transfronterizas y lo relativo a la regulación prudencial.

Adecuación de capital (capitalización)
Administración de riesgo de crédito y mercado
Controles Internos
Revelación

1 comentario:

majucus dijo...

En México se publicó en el DOF el 1 de julio de 2004 las disposiciones de cáracter prudencial en la que entre sus principales beneficios a los bancos contiene los lineamientos de gestión de riesgos que permiten la homologación de los lineamientos de capitalización de Basilea.